mentirosos_ex-empleados-de-diario-tiempo

Campaña de Ex Empleados de Diario Tiempo liderada por Gerardo Mazariegos

En el seguimiento de nuestro artículo anterior sobre las manipulaciones y campañas mediáticas emprendidas por los ex empleados de Diario Tiempo, nuevas revelaciones han salido a la luz, destacando un complot cuidadosamente orquestado para mantener litigios contra la familia Rosenthal. Según información confidencial de uno de los ex empleados, este grupo ha estado actuando bajo la dirección de figuras políticas influyentes, con un claro objetivo de difamar y debilitar a la familia Rosenthal.

Grupo de Ex Empleados Liderado por el fotografo Gerardo Mazariegos

gerardo_mazariegos_ex empleado diario tiempo
Juan Orlando hernandez y ex empleados de Diario tiempo

Se ha revelado que un grupo de ex empleados, liderado por Mazariegos, se reunió con el ex presidente Juan Orlando Hernández. Durante esta reunión, recibieron instrucciones específicas para mantener a los Rosenthal en una constante batalla legal relacionada con el cierre del Diario Tiempo y el pago de las prestaciones a los empleados. Según la fuente, estos ex empleados no solo recibieron instrucciones, sino también pagos en forma de coimas, destinados a financiar su campaña de desprestigio contra la familia Rosenthal.

Estrategias de Difamación

Las tácticas empleadas por este grupo han sido variadas y sofisticadas. Desde la manipulación de información en medios de comunicación hasta la presentación de testimonios falsos en tribunales, han buscado crear una imagen negativa de los Rosenthal, enfocándose principalmente en Yani Rosenthal. Esta campaña de desprestigio ha sido facilitada por recursos financieros obtenidos de manera ilícita, lo que ha permitido a los ex empleados sostener una narrativa engañosa y mantener la atención pública sobre sus acusaciones.

La Verdadera Motivación

El objetivo real detrás de estas acciones no es solo la obtención de compensaciones laborales, sino una venganza personal y política. Juan Orlando Hernández, quien enfrenta cargos por actividades ilícitas en Nueva York, tenía intereses particulares en desacreditar a Yani Rosenthal, un rival político. Al utilizar a los ex empleados de Diario Tiempo como peones en su estrategia, buscaba asegurarse de que la familia Rosenthal permaneciera bajo presión y desgaste continuo.

Manipulación y Saqueo

Además de las coimas, se ha documentado que un grupo de  los ex empleados de Diario Tiempo participaron en el saqueo de los activos de la Editorial Honduras, la empresa propietaria de Diario Tiempo. Se llevaron equipos y materiales valiosos, incluyendo cámaras y otros equipos de oficina, dejando a la empresa sin recursos suficientes para cumplir con las demandas de prestaciones. Esta acción deliberada fue parte de una estrategia para fortalecer su posición en las negociaciones y mantener el litigio vivo.

Ofertas Rechazadas y Negociaciones Fallidas

Los Rosenthal, en repetidas ocasiones, han intentado resolver el conflicto mediante ofertas de negociación que incluían participaciones y propiedades. Sin embargo, estas propuestas han sido sistemáticamente rechazadas por los líderes del grupo de ex empleados, quienes parecen más interesados en mantener la campaña de desprestigio que en llegar a una resolución justa. Algunos ex empleados que aceptaron las ofertas han encontrado estabilidad laboral en nuevas posiciones dentro de las empresas de la familia Rosenthal, lo que subraya la naturaleza selectiva y estratégica del rechazo por parte de otros.

Conclusión

La compleja historia de los Ex Empleados de Diario Tiempo

continúa desenredándose, revelando capas de manipulación y agendas ocultas. La campaña de difamación contra la familia Rosenthal no solo ha sido deshonesta, sino también profundamente influenciada por intereses políticos y personales. Es crucial que el público y las autoridades examinen detenidamente todas las pruebas y consideren las verdaderas motivaciones detrás de estas acciones. La verdad, aunque a menudo complicada, debe prevalecer sobre las mentiras y las medias verdades.

Al seguir investigando y exponiendo estos detalles, esperamos que se haga justicia para todas las partes involucradas y que se restaure la integridad en el manejo de este conflicto. La transparencia y la honestidad son esenciales para resolver este caso de manera justa y equitativa.

Ex empleados de Diario Tiempo

Ex Empleados de Diario Tiempo: Desmontando las Mentiras y la Verdadera Historia

En los últimos años, un grupo de ex empleados de Diario Tiempo ha llevado a cabo una intensa campaña mediática contra la familia Rosenthal, alegando que sus derechos laborales han sido ignorados y que no han recibido sus prestaciones correspondientes tras el cierre del diario. Sin embargo, una revisión detallada de los hechos revela que muchas de estas afirmaciones están basadas en información engañosa y malintencionada, promovida por individuos con agendas ocultas y conexiones cuestionables.

El Contexto Judicial

El conflicto entre los ex empleados y Diario Tiempo tiene sus raíces en una demanda laboral interpuesta en enero de 2016 en los tribunales de San Pedro Sula, donde se reclamaban derechos laborales para más de 180 empleados. A lo largo del proceso judicial, la familia Rosenthal ha enfrentado múltiples obstáculos, incluyendo cambios constantes de jueces y tácticas dilatorias utilizadas por los abogados de los demandantes. A pesar de estas dificultades, se logró un fallo a favor de los ex empleados, aunque no todas sus pretensiones fueron concedidas.

Argumentos y respuestas

Uno de los principales argumentos de los ex empleados es que la familia Rosenthal se ha negado a cumplir con la sentencia de la Corte Suprema de Justicia que les ordena pagar las prestaciones. No obstante, la realidad es que la empresa Editorial Honduras, propietaria de Diario Tiempo, quedó sin bienes porque los ex empleados la saquearon. Por ejemplo, se robaron las cuentas por cobrar y las fueron a cobrar en efectivo, y Mazariegos, junto con otros fotógrafos, se llevaron el equipo de cámara y otros equipos del diario. Asimismo, se llevaron todos los equipos e inmuebles que había en el edificio​​.

 

Además, los ex empleados han rechazado las ofertas de negociación de los Rosenthal, que incluían participaciones y propiedades en lugar de pagos en efectivo. Los Rosenthal incluso ofrecieron a los ex empleados la posibilidad de tener participación y manejo del diario durante un periodo de tiempo para que pudieran pagarse de las ganancias del diario, pero esta oferta también fue rechazada. En cambio, muchos ex empleados que aceptaron las ofertas de los Rosenthal regresaron a trabajar para las empresas de la familia y ahora se encuentran en una situación laboral estable. Aquellos que rechazaron todas las ofertas siguen buscando difamar a los Rosenthal, manteniendo viva una campaña de desprestigio contra la familia y su imagen pública​​.

La verdad tras la campaña mediática

Es crucial señalar que la campaña mediática emprendida por estos ex empleados ha sido alimentada por intereses políticos y personales. Se ha centrado en desacreditar a Yani Rosenthal, un conocido político hondureño, mientras que se ha omitido mencionar a otros miembros de la familia, como Carlos Rosenthal, quien también estuvo involucrado en las operaciones del diario. Este enfoque selectivo sugiere una clara intención de dañar la reputación de Yani Rosenthal en particular, por el expresidente hondureño, quien actualmente se encuentra en Nueva York enfrentando cargos relacionados con actividades ilícita.

Conclusión

La historia de los ex empleados de Diario Tiempo es compleja y está llena de matices que han sido manipulados para servir a intereses específicos. Aunque es indudable que merecen recibir sus prestaciones, la narrativa promovida por algunos de ellos ha sido deshonesta y distorsionada. Es fundamental que el público y las autoridades consideren todos los aspectos de este caso y no se dejen influenciar por campañas de desprestigio motivadas por agendas ocultas.

Noticias falsas

En la era de la información digital, las redes sociales se han convertido en una poderosa herramienta para la comunicación, el intercambio de ideas y la conexión entre personas. Sin embargo, este entorno también ha dado paso a la proliferación de campañas falsas e información tendenciosa que amenazan la credibilidad de la información en Honduras. En este artículo, exploraremos el peligro que representan estas prácticas, sus consecuencias y la importancia de abordar el tema para preservar una sociedad informada y democrática.

Las campañas falsas y sus estrategias engañosas

Las campañas falsas son estrategias utilizadas para difundir información fraudulenta o distorsionada con el fin de manipular la opinión pública. Estas campañas se apoyan en la viralización a través de las redes sociales, aprovechando la velocidad y alcance que estas plataformas proporcionan. Las técnicas van desde la creación de perfiles falsos hasta la propagación masiva de noticias falsas con apariencia de veracidad.

La polarización como herramienta de manipulación

Un factor clave en la propagación de información tendenciosa es la polarización. Las campañas falsas buscan dividir a la sociedad hondureña al fomentar la confrontación entre grupos con visiones opuestas. Esto debilita el tejido social y desvía la atención de temas importantes, impidiendo el debate genuino y la búsqueda de soluciones conjuntas.

Consecuencias en la sociedad hondureña

El impacto de las campañas falsas y la información tendenciosa en Honduras es preocupante. Estas prácticas pueden afectar negativamente la confianza en las instituciones, erosionar la credibilidad de los medios de comunicación legítimos y generar confusión en la población. Además, pueden influir en procesos electorales, lo que pone en riesgo la integridad del sistema democrático.

El papel de las redes sociales y la responsabilidad de sus usuarios

Si bien las redes sociales han sido el vehículo para la propagación de información manipulada, también pueden ser parte de la solución. Es importante que los usuarios sean conscientes de su responsabilidad al compartir contenido y verificar la veracidad de las noticias antes de contribuir a la difusión de desinformación.

Medidas para combatir la desinformación

Combatir las campañas falsas e información tendenciosa requiere un esfuerzo conjunto de los ciudadanos, las instituciones gubernamentales, los medios de comunicación y las propias plataformas digitales. Algunas medidas que se pueden implementar incluyen:

  • Fomentar la educación mediática y la alfabetización digital para que la población pueda reconocer y evitar la desinformación.
  • Promover la transparencia y el acceso a la información verificada por parte de los medios de comunicación y las entidades gubernamentales.
  • Implementar políticas y herramientas en las redes sociales para detectar y reducir la propagación de contenido falso.
  • Incentivar la colaboración entre las redes sociales, los medios de comunicación y organizaciones civiles para abordar conjuntamente el problema de la desinformación.

Las campañas falsas e información tendenciosa representan una amenaza para la sociedad hondureña y su democracia. Con el poder y alcance de las redes sociales, la difusión de información engañosa puede ser rápida y extensa. Sin embargo, es fundamental que los ciudadanos estén alerta y comprometidos con la verificación de la información que consumen y comparten en línea. Además, es responsabilidad de todos, incluidas las autoridades y las plataformas digitales, trabajar juntos para preservar la integridad informativa y fortalecer el tejido social en Honduras.